En general, el descenso de precios en promedio no fue tanto, fue de un 0,4%. Además hay que tener en cuenta que creció un 35% el volumen comercializado frente al remate anterior de Fonterra.

Lo más destacable dentro del descenso es que la leche en polvo entera subió 2.6% y quedó en los US$ 3.111 por tonelada. La manteca cayó un 0,1% y quedó en US$ 5.775 por tonelada. En tanto, la leche en polvo descremada bajó un 4,5% y cotizó a US$ 2.090 por tonelada.

El promedio general de los lácteos se ubicó en US$ 3.303 por tonelada y se visualiza una estabilidad en precios de los contratos futuros.

En base a Inale.org