Con un 40% de los 1.400 tambos de la cuenca del río Santa Lucía en alguna etapa del proceso, se avanza para cumplir con los plazos establecidos para los Planes de Uso del Suelo en la Lechería. Considerando la importancia que tiene esta cuenca para el sector, ya que representa el 40% de los tambos del país y abarca unas 270 mil has, desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables (RENARE) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) realizan un balance positivo de los logros alcanzados hasta la fecha, según sostuvo su Directora Mariana Hill.  Agregó que, si bien aún no se manejan plazos para que los Planes sean obligatorios en el resto del país, cuando finalice el 2017 se debe haber cumplido con la cuenca del Santa Lucía.

“La evaluación de los Planes de Uso de Suelo para la lechería, es positiva porque a diferencia de lo que pasó con la agricultura, donde se empezó a trabajar con los Planes con el pico máximo de precios de los granos, cuando empezamos con la fase obligatoria en la lechería, estábamos en plena crisis”, puntualizó la Directora de la RENARE.

“Con precios favorables es más fácil colaborar con una restricción como lo es cualquier tema que se presente como algo obligatorio como en este caso. Por eso tuvimos que ir buscando los caminos para que esto se pudiera hacer sin que le costara al productor y sin que este tuviera que salir del rubro”.

Hill recordó que este proceso se inició con los problemas de calidad del agua del río Santa Lucía, que provee a más del 60% de la población, por lo que “no teníamos todo el tiempo del mundo. Por eso nos planteamos como meta llegar al 2017 con todos los tambos de la cuenca con su plan presentado, es decir, con la intensión de hacer cosas”.

Cabe recordar que los Planes para la lechería deben incluir las rotaciones, el uso del suelo y además todo lo referente al manejo de los efluentes. “Debemos ver a los efluentes, no como un residuo, sino como un insumo más del sistema”, explicó la especialista, quien recordó que el proceso comenzó en la zona de Paso Severino, donde hay unos 200 tambos.

En este sentido Hill señaló que esta etapa, que era la que la Dirección de Medio Ambiente (DINAMA) reclamaba con más urgencia se considera cumplida. Si bien restan unos 20 tambos con quienes la RENARE está buscando hacer contacto directo para establecer por qué no se hicieron los Planes, se consideran como tambos con situaciones excepcionales.


Lea la nota completa en Revista ANPL N° 17