De acuerdo a los datos del Instituto Nacional de la Leche (INALE), en los primeros 9 meses del año y tomando las exportaciones de los principales productos lácteos (leche en polvo en entera, quesos, leche en polvo descremada y manteca), los ingresos se ubican en US$ 392,8 millones. De los cuales Brasil representa el 52,1% del total.

Según datos de INALE, en lo que va de 2017, Brasil ha importado el 55,6% de la leche en polvo entera que exporta Uruguay, el 36,5% de los quesos, el 85% de la leche en polvo descremada, y el 32,6% de la manteca.

Ayer, el Ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa, dijo en conferencia de prensa que Uruguay trabaja intensamente en la solución de este problema. Además señaló que se comunicó con el canciller brasileño, Aloysio Nunes Ferreira, quien le aseguró que trabajará intensamente para que no se afecten las relaciones entre ambos países. Añadió que tomó con “sorpresa y estupor” esta noticia, porque si se analizan las cifras de comercio que hay entre Uruguay y Brasil, es “absolutamente insostenible que se diga que Uruguay triangula leche para venderle a Brasil”.

El jerarca señaló que los argumentos comerciales son insostenibles y que tampoco se los puede sostener a partir de la legislación comercial mundial. “Esto es francamente violatorio de las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en materia de plazos y condiciones para las licencias de importación y exportación”, argumentó Nin Novoa. “Estamos muy tranquilos desde ese punto de vista”, añadió.

“No queremos tomar medidas espejo, pero esto lo consideramos una hostilidad de las políticas comerciales de Brasil, que no se justifica desde ningún punto de vista. Pero, además, es inconveniente en momentos en que se negocia con la Unión Europea (UE) para ver si tenemos (con el Mercosur) acceso a mejores mercados de los que tenemos. Cuando los negociadores de la UE ven cómo, entre nosotros nos seguimos poniendo trabas, nuestra posición se vuelve muy inconsistente y nos deja un flanco muy grande en el futuro de las negociaciones”, aseguró el ministro.

En tanto, el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre dijo que “Uruguay es un país abierto al mundo y competimos con reglas de juego claras y en ámbitos transparentes. Cuando hay controversias se resuelven en los ámbitos que corresponden, y el Gobierno transmite el mensaje a nuestros productores, trabajadores y ciudadanos de que frente a medidas irracionales tenemos que tomar medidas para volver al camino de la racionalidad”, señaló.

“La medida tomada, ya levantada, fue detener el ingreso de productos y mercaderías procedentes de Brasil, como respuesta a la que tomó ese país con las uruguayas”, informó Aguerre.

Explicó que Uruguay decidió dejar sin efecto la medida de respuesta inmediatamente después de que Brasil permitiera el paso del camión cargado con productos lácteos uruguayos que había sido detenido. En ese sentido, también indicó que este jueves 12 se reunirá el Gabinete de Competitividad para evaluar la situación con una visión amplia de toda la agenda comercial bilateral, análisis que se agrega a las gestiones que se encuentra realizando Cancillería.

“Procuramos que las reglas de juego sean justas. Conocemos las asimetrías de ambos países, pero entendemos que no defendemos el derecho de nuestros conciudadanos si no tomamos las medidas que debemos tomar”, insistió Aguerre.

Foto: Presidencia