Con el objetivo de mostrar las máquinas que mejor se adapten a la necesidad de cada productor y a los suelos del país, Erca “cuenta con sembradoras de grano fino y grueso, con placa mecánica y neumática de gran versatilidad para trabajar”.

“Estos dos últimos años venimos trabajando con Erca Uruguay buscando seguir promocionando la marca en el país con un producto adaptado a estas tierras que no son las más convencionales”, explicó Marcela Silvi, Gerente General de Erca. Agregó que el diferencial de la marca es que todas las sembradoras están adaptadas para un suelo muy parecido al de Uruguay como lo es el de Entre Ríos con desniveles importantes. Silvi destacó que son equipos que priorizan mucho la calidad y, considerando que hay piezas que sufren un gran desgaste a la hora del trabajo en el campo, reciben tratamientos térmicos especiales para reforzarlas.

Sobre los productos que están hoy en el mercado uruguayo, Silvi destacó a la máquina de grano fino con kit de grano grueso, tanto neumática como a placa mecánica, la máquina de grano grueso A52 también mecánica o neumática, y la A35 que es una sojera, que acota distancia entre líneas para lo que es soja y sirve también para sembrar maíz a 70 cm. Además, adelantó que el próximo año lanzarán dos equipos nuevos tanto en Argentina como en Uruguay.

La máquina más vendida en nuestro país es la de grano fino que tiene “la posibilidad de sembrar a 17,5, a chorrillo. Tiene un cajón alfalfero para el que hace mucha pastura, y también una línea trasera y otra delantera, lo que le permite una mayor cobertura a la hora de sembrar, al tiempo que puede utilizarse para grano grueso con siembra mecánica o neumática”.

En tanto, Joaquín Maness, Director de Erca Uruguay, sostuvo que por la experiencia como contratistas y productores, tratan de aconsejar muy bien a los clientes a la hora de comprar una máquina. “Como contratistas, en 20 años, hemos pasado por todo tipo de situaciones y condiciones de siembra, por lo que en 2008 comenzamos a utilizar productos Erca. Empezamos con una máquina y luego cambiamos todas nuestras sembradoras por Erca”, recordó.

Maness señaló que entre los principales problemas a los que se enfrentaban estaban las dificultades para “cortar el rastrojo, cerrar el surco y lograr homogeneidad en la profundidad de la semilla. Son cosas que nos pasan a todos los productores y que tratamos de resolverlas de distinta manera”.  En este sentido sostuvo que cuando comenzó la agricultura más intensiva en Uruguay, “el problema del rastrojo con el mono disco comenzó a ser un tema grave. Probamos muchas máquinas y nos decidimos por Erca. Ahora estamos trabajando como distribuidores y representantes de la marca en Uruguay”.

Sobre los modelos disponibles para el mercado uruguayo, Maness sostuvo que, de cada 10 máquinas que se traen al país, 4 tienen configuraciones diferentes. “No todos los productores tienen que invertir lo mismo en una máquina. Tenemos equipos de invierno y de verano y se configuran en función de la necesidad de cada uno”.

El servicio técnico de la empresa se maneja desde Mercedes, lugar donde está ubicada la casa central de Erca Uruguay, pero “viajamos según las necesidades de los productores y tenemos técnicos suficientes como para cubrir la demanda. En repuestos creo que estamos cubiertos con todo lo que, según nuestra experiencia, es necesario poseer para no tener un equipo parado”.

Por último, sobre las perspectivas a corto plazo, Silvi, la gerente general sostuvo que de concretarse una buena cosecha de soja como está previsto, el productor podrá recuperar la rentabilidad que por diferentes factores, como el clima o los costos ha perdido, y también podrá acceder a líneas de crédito para poder invertir en maquinaria agrícola.