La oleaginosa ajustó con rojos superiores a los 3 U$S/tn, luego de que el Departamento de Agricultura de EE.UU. sorprendiera a los operadores, al elevar las estimaciones de producción. El organismo pronosticó un nuevo récord de 120,6 mill. tn. Este ajuste estuvo fundado en una revisión de rindes, los cuales fueron elevados a 3.360 kg/ha, respecto a los 3.320 kg/ha planteados en agosto. El nuevo volumen resultó contrario a las expectativas privadas, que en promedio aguardaban un recorte a 117,7 mill. tn.

En el nuevo escenario propuesto, los stocks finales se mantendrían sin cambios respecto a las proyecciones del mes pasado. De esta forma, permanecerían en torno a 12,9 mill. tn.

El maíz corrió una suerte similar, con pérdidas que se aproximaron a los 2 U$S/tn. En un contexto donde el mercado aguardaba, en promedio, un recorte en el volumen de producción, el USDA elevó las proyecciones propias. Según los nuevos datos aportados por el organismo, la producción podría alcanzar las 360,2 mill. tn. Esta revisión estuvo basada en un incremento en la proyección de rindes. Los mismos se ubicarían en torno a 10.660 kg/ha, frente a los 10.640 kg/ha previstos en agosto. En tanto, dado el nuevo volumen de producción, los stocks finales se incrementarían en 1,5 mill. tn., totalizando en 59,3 mill. tn.

Por último, el trigo logró separarse de sus pares y cerró con resultados positivos. El USDA aportó respaldo al indicar un ligero recorte en las estimaciones de stocks finales mundiales. Los mismos podrían ubicarse sobre los 263 mill. tn. De todas formas, el organismo reafirmó la posibilidad de que Rusia alcance un volumen récord de producción. En este sentido, la cosecha se proyectó en torno a 81 mill. tn.

Fuente: Grimaldi Grassi