El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicó su nuevo informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial. De las cifras respectivas al ciclo comercial estadounidense, los hechos destacables son:

El incremento de las existencias finales de soja, de 11,57 a 12,12 millones de toneladas, como consecuencia de la reducción de las exportaciones. El stock final actual implica un crecimiento del 47,80% frente al remanente de la campaña anterior, de 8,20 millones.

La reducción de las existencias finales de maíz, de 61,92 a 63,19 millones de toneladas, producto de un mayor uso del cereal para la industria del etanol. No obstante, esto no implica un cambio de escenario, dado que estas reservas continúan siendo de las más abundantes históricas.

La suba de las existencias finales de trigo, de 25,45 a 26,13 millones de toneladas, producto de la reducción del saldo exportable, una clara consecuencia del impacto de las agresivas ventas externas de Rusia, cuyas exportaciones fueron elevados hoy por el USDA, de 33 a 33,50 millones. En cuanto al trigo, además del aumento del saldo exportable de Rusia, el USDA elevó el volumen de la cosecha de Canadá, de 27 a 30 millones de toneladas, y sus exportaciones, de 21 a 22 millones.

SOJA

En su informe, el USDA estimó la cosecha estadounidense de soja en 120,44 millones de toneladas, sin cambios respecto de noviembre. En el resto de las variables comerciales, mantuvo el stock inicial en 8,20 millones; las importaciones en 680.000 toneladas, y la molienda en 52,80 millones. El uso total fue levemente elevado, de 56,51 a 56,64 millones, en tanto que las exportaciones fueron reducidas de 61,24 a 60,56 millones. Con ese último dato como el más relevante del reporte, el organismo elevó de 11,57 a 12,12 millones de toneladas el volumen de las existencias finales y lo dejó por encima de los 11,92 millones calculados por los operadores.

Respecto de la oferta de Sudamérica, el USDA proyectó la producción de soja de Brasil en 108 millones de toneladas, sin cambios frente al trabajo anterior. Además, las exportaciones fueron sostenidas en 65 millones. Hoy, la Conab elevó de 107,54 a 109,18 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de soja de Brasil y estimó en 64 millones el saldo exportable.

Lo mismo ocurrió para la Argentina, dado que el USDA mantuvo en 57 millones de toneladas la previsión de la cosecha, pero elevó de 8 a 8,50 millones el saldo exportable.

Las compras de China fueron sostenidas en 97 millones de toneladas.

En el nivel mundial, el USDA proyectó la producción de soja en 348,47 millones de toneladas, por debajo de los 348,89 millones de noviembre. Las existencias finales fueron calculadas en 98,32 millones, frente a los 97,90 millones del informe anterior y a los 97,82 millones previstos por el mercado.

MAÍZ

En su nuevo reporte, el USDA estimó la producción de maíz de los Estados Unidos en 370,29 millones de toneladas, sin cambios respecto del informe de noviembre. Con las existencias iniciales fijas en 58,30 millones de toneladas; las importaciones en 1,27 millones; el uso forrajero en 141,61 millones, y el saldo exportable en 48,90 millones, el cambio estuvo limitado al incremento del uso total, de 317,77 a 319,04 millones, que responde al crecimiento del uso de maíz para la producción de etanol, de 139,07 a 140,34 millones de toneladas. Con esa única modificación, el organismo redujo de 63,19 a 61,92 millones el stock final estadounidense y lo ubicó por debajo de los 62,94 millones calculados por los privados.

Acerca de la oferta sudamericana, el USDA proyectó la producción de maíz brasileño en 95 millones de toneladas, sin variantes respecto del mes pasado, en tanto que las exportaciones fueron sostenidas en 34 millones. Hoy, la Conab redujo de 92,34 a 92,22 millones su previsión sobre la producción de Brasil y estimó en 30 millones de toneladas el saldo exportable.

Para la Argentina el USDA mantuvo sin cambios la cosecha de maíz, en 42 millones de toneladas, y el saldo exportable, en 29 millones.

Para la Unión Europea (UE) el USDA elevó su previsión de cosecha, de 59,59 a 60,09 millones de toneladas; mantuvo en 16 millones el volumen de las importaciones, y elevó de 1,50 a 2 millones el saldo exportable.

Sin variantes fueron relevadas las importaciones de México y de Japón, en 16,50 y en 15 millones de toneladas, respectivamente.

Para China el USDA elevó de 215 a 215,89 millones de toneladas la cosecha; mantuvo en 3 millones sus importaciones, y elevó de 78,67 a 79,56 millones el stock final.

En el nivel mundial, el USDA proyectó la producción de maíz en 1044,75 millones de toneladas, por encima de los 1043,90 millones de noviembre. Las existencias finales fueron calculadas en 204,08 millones, frente a los 203,86 millones del informe anterior y a los 202,72 millones previstos por el

TRIGO

En su nuevo trabajo, el USDA mantuvo el volumen de la cosecha de trigo de los Estados Unidos en 47,37 millones de toneladas. Tampoco hubo cambios para el stock inicial, de 32,13 millones; las importaciones, de 4,08 millones; el uso forrajero, de 3,27 millones, y el uso total, de 30,92 millones. El dato negativo (bajista) es la reducción del volumen previsto para las exportaciones, de 27,22 a 26,54 millones, y que resulta una consecuencia de la falta de competitividad del cereal estadounidense frente a la abundante oferta exportable de Rusia. Por este último dato, el organismo estimó las existencias finales en 26,13 millones de toneladas, por encima de los 25,45 millones de noviembre y de los 25,53 millones calculados por el mercado en la previa del informe oficial.

Fuera de las cifras respectivas a los Estados Unidos, destacamos lo siguiente:

La producción de Rusia fue sostenida en 83 millones de toneladas, en tanto que su saldo exportable fue incrementado de 33 a 33,50 millones.

Si bien la producción de Ucrania fue mantenida estable, en 26,50 millones de toneladas, el USDA elevó de 16,50 a 17 millones su saldo exportable. Las ventas externas de Kazajstán fueron sostenidas en 7,50 millones.

El salto productivo lo da Canadá, cuya cosecha pasa de 27 a 30 millones de toneladas, en tanto que sus exportaciones fueron elevadas por el USDA de 21 a 22 millones.

La producción y las exportaciones de Australia fueron sostenidas en 21,50 y en 17,50 millones de toneladas, respectivamente.

Para la UE el USDA elevó de 151,49 a 152,50 millones el volumen de la cosecha; redujo de 6,50 a 6 millones las importaciones; mantuvo el saldo exportable en 28,50 millones, y elevó de 11,73 a 12,02 millones el stock final del bloque.

Sin cambios fueron proyectados los volúmenes de la cosecha y de las exportaciones de la Argentina, en 17,50 y en 11,70 millones.

La cosecha de Brasil fue estimada en 4,25 millones de toneladas, por debajo de los 4,90 millones de noviembre, en tanto que las importaciones fueron calculadas en 8 millones, frente a los 7,50 millones del reporte anterior. Hoy, la Conab redujo de 4,57 a 4,30 millones de toneladas su cálculo de producción y elevó de 7 a 7,20 millones las imortaciones.

En el nivel mundial, el USDA proyectó la producción de trigo en 755,21 millones de toneladas, por encima de los 751,98 millones de noviembre. Las existencias finales fueron calculadas en 268,42 millones, frente a los 267,53 millones del informe anterior y a los 267,07 millones previstos por el mercado.


Fuente: Granar Research