El índice DXY, que relaciona al dólar norteamericano frente a las principales divisas del mercado, se despegó de valores mínimos de enero del 2015, para pasar a cotizar en torno a los 92.88 puntos. Así, el reciente fortalecimiento de más del 0,68% del índice dólar, tornó más costosa a la mercadería norteamericana frente a las demás commodities de la plaza internacional.

Pese a comenzar la jornada con ganancias, los futuros de soja finalizaron la rueda del miércoles en baja, donde los contratos con entrega septiembre-17 se posicionaron en torno a los 339 U$S/tn. Como se mencionaba al comienzo, la oleaginosa se vio presionada por el fortalecimiento de la divisa norteamericana frente a sus pares, tornándola más costosa en la plaza internacional. Adicionalmente, el comienzo de la cosecha de gruesa sobre el Medio Oeste norteamericano que está cada vez más cerca, y pesó sobre los precios. Por otro lado, las preocupaciones sobre las consecuencias del huracán Harvey en EE.UU., actuaron como soporte de los precios. Concretamente, los analistas temen que el fenómeno climático, retrase los envíos de mercadería norteamericana a los puertos en un contexto de dinamismo del sector. En este contexto, el sector exportador norteamericano se mostró activo, actuando como sostén de los precios. En detalle, a media mañana de hoy, el USDA anunció exportaciones privadas por 131.000 tn. de la oleaginosa, hacia China.

En tanto, el mercado de maíz también apuntó pérdidas, donde los contratos con entrega más próxima se posicionaron en torno a los 130 U$S/tn. El cereal sintió la presión del fortalecimiento de la divisa norteamericana frente a las principales monedas del mercado. Por otra parte, los analistas indicaron que el mercado de maíz estaría atravesando un declive estacional, donde además, los temores de posibles recortes en la producción de EE.UU. han disminuido en las últimas semanas. En contraposición, compras técnicas en el marco de un mercado sobrevendido, actuaron como soporte de los valores del maíz. En detalle, el índice de fuerza relativa (RSI, por sus siglas en inglés) operó por debajo de los 30 puntos, enviando señales de venta al mercado.

Por último, el trigo finalizó la operatoria de forma mixta, donde la primera posición se ubicó por encima de los 148 U$S/tn. Por un lado, al igual a lo sucedido con las otra commodities agrícolas, la suba en la relación del dólar norteamericano frente a sus pares, pesó sobre los precios del cereal. Sumado a ello, la holgada oferta mundial continúa ejerciendo presión sobre los valores del trigo, con la producción del Mar Negro ingresando fuertemente en los canales comerciales. Sin embargo, el mercado internacional se mostró activo, situación que actuó como soporte de los precios, incentivando al mercado norteamericano. Por el momento los exportadores norteamericanos estarían siguiendo de cerca licitaciones internacionales de Túnez y Japón, las cuales finalizan el 31 de agosto y 1 de septiembre, respectivamente.

Fuente: Grimaldi Grassi