Los futuros de soja finalizaron la última rueda de la semana de forma mixta, posicionándose sobre los 332 U$S/tn. Por un lado, luego de los retrocesos registrados en la semana, la oleaginosa acumuló pérdidas cercanas a 12 U$S/tn. Así, compras de oportunidad y cobertura de cara al fin de semana, impulsaron los precios en la sesión. Por otro lado, las mejores condiciones climáticas sobre el cordón sojero, marcaron los retrocesos de los precios en la oleaginosa. En detalle, según los analistas, las temperaturas más frías y las ligeras precipitaciones ocurridas en el Medio Oeste norteamericano, beneficiarían al cultivo que se encuentra desarrollando su fase vegetativa. Además, los mapas climáticos de 6 a 10 para dicha región, proyectan en promedio un 40% más de precipitaciones y un 30% de menores temperaturas que el promedio histórico.

Por otra parte, la competencia desde Brasil sobre la plaza internacional, adicionó peso a los valores de la oleaginosa. Concretamente, los analistas esperan que las exportaciones de soja de Brasil durante este año, excedan ampliamente el año pasado. En números, el país vecino envió un total de 42,9 mill. tn. de soja desde enero a hasta la fecha, resultando un 15% por encima del año pasado (37,5 mill. tn.) y 39% por encima de 2015 (31,0 mill. tn.). En tanto, los envíos de junio se han desacelerado ligeramente, pero todavía están muy por encima del año pasado. Según analistas, las exportaciones de este mes, fueron de 6,10 mill. tn. al 21 de junio, cerca de un 13% por encima del mismo período del año pasado.

En tanto, los contratos de maíz apuntaron leves pérdidas, donde la primera posición cerró en torno a 141 U$S/tn. Con la intención de siembra cumplida en EE.UU., y luego de una fase crítica durante el desarrollo de la implantación, las condiciones climáticas continúan favoreciendo a los lotes del cereal. Concretamente, la semana que viene, los lotes de maíz en EE.UU. comenzarían a ingresar en la fase de formado de barba, donde el desarrollo de un clima más húmedo que el registrado en semanas anteriores, sería beneficioso para el cultivo. Por otro lado, al igual a lo ocurrido en el mercado de soja, el cereal se vio alentado por compras de oportunidad, dadas las recientes bajas, y compras de cobertura de cara al fin de semana.

Por último, los futuros de trigo finalizaron la sesión con leves ganancias, ubicándose los contratos con entrega Julio-17 próximos a 169 U$S/tn. Pese a mostrarse en alza durante la mayor parte de la rueda, las bajas apuntadas por el maíz y ventas técnicas durante la jornada, pesaron sobre los valores del cereal. En contraposición, temores de daños en los cultivos en EE.UU. y Europa, impulsaron al cereal. Por un lado, el monitor de sequía oficial del país del norte, muestra peores condiciones que la semana pasada, sobre el extremo norte y sur de las Planicies. La situación sobre los lotes del cereal continúa empeorando, y el mercado espera atento al informe semanal de cultivos del USDA, que dará a conocer a últimas horas del lunes próximo.

Por otro lado, el estado del trigo francés cayó abruptamente en la semana pasada, según datos de la agencia FranceAgriMer. Dicho reporte, sugiere que los cultivos ya estaban sufriendo condiciones secas, antes de la ola de calor de esta semana. En su reporte semanal publicado este viernes, dicho organismo calificó al 68% del trigo en buenas a excelentes condiciones, en comparación con el 74% de la semana anterior. Las condiciones de los cultivos se habían estabilizado durante mayo, después de que la lluvia alivió una sequía en gran parte de del suelo francés. Sin embargo, los niveles de humedad siguen siendo bajos y el clima seco de la semana pasada, seguido de una intensa ola de calor entre el martes y el jueves, podría dañar los cultivos en vísperas de la cosecha del mayor productor de cereales de la Unión Europea.

Fuente: Grimaldi Grassi