En una jornada marcada por la publicación del informe mensual de estimaciones de oferta y demanda mundial del USDA, los contratos de soja cerraron con ganancias cercanas a 10 U$S/tn, apuntalados por los nuevos datos. El organismo sorprendió al mercado al no convalidar las expectativas de ajustes al alza en la estimación de cosecha para EE.UU. De esta forma, mantuvo la producción en 120,5 mill. tn., frente a perspectivas privadas que pronosticaban un aumento a 121 mill. tn. En línea similar, el USDA aplicó un recorte mayor al esperado en la proyección de stocks finales para el país del norte. De esta forma, las existencias finales se ubicarían en 11,7 mill. tn., frente a las 12,1 mill. tn. esperadas.

En tanto, el reporte arrojó datos neutrales a bajista para maíz, pero los precios lograron avanzar arrastrados por las ganancias de la soja. De esta forma, los contratos más próximos se ubicaron en torno a 137 U$S/tn. Respecto al reporte del USDA, el organismo ubicó las estimaciones de producción y stocks finales de EE.UU. por encima de las previsiones privadas. Así, la cosecha alcanzaría 362,7 mill. tn. y los stocks 59,4 mill. tn., frente a proyecciones privadas de 360,8 mill. tn. y 58,1 mill. tn. respectivamente.

Por último, el trigo acusó las menores variaciones y ajustó en torno a 158 U$S/tn. El mercado ponderó los nuevos datos aportados por el USDA, que acentuaron las perspectivas de holgados volúmenes de existencias mundiales. Según informó el organismo, los stocks finales del nuevo ciclo se ubicarían en 268 mill. tn., dando cuenta de una recomposición respecto al previo. Esta revisión estaría impulsada por mayores volúmenes de producción en la Unión Europea, Canadá, Rusia y Ucrania.

Fuente: Grimaldi Grassi