El USDA publicó hoy su nuevo informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial. El organismo indicó se reducen las existencias finales de soja de los Estados Unidos de las campañas 2016/2017 y 2017/2018. Si bien el volumen de la cosecha quedó por encima del dato esperado por el mercado, la aclaración respecto de que la situación de campo será tomada en cuenta para relevar el rinde de los cultivos (soja y maíz) recién en agosto mantiene la expectativa de una reducción en el próximo reporte, según la evolución del clima.

En cuanto al maíz se dieron cifras bajistas, dado que elevó las existencias finales estadounidenses de la campaña 2016/2017 e incrementó el volumen de la producción y del stock de ese país en el nuevo ciclo comercial por encima de la previsión del mercado.

Acerca del trigo, el aumento de las existencias finales estadounidenses 2016/2017; un recorte de la producción total 2017/2018 algo menor al esperado por el mercado, y un nivel de stock final 2017/2018 elevado, dejan un balance bajista para el mercado del grano fino.

Dicho todo lo anterior, el clima continuará concentrando la atención de los operadores, dado que su impacto sobre los cultivos será el dato que el USDA deberá utilizar en su informe mensual del 10 de agosto.

Campaña 2017/2018

La nueva cosecha de soja de los Estados Unidos fue proyectada por el USDA en 115,94 millones de toneladas, por encima de los 115,80 millones del reporte de junio y de los 115,48 millones esperados por el mercado. Para llegar a dicho volumen, el organismo mantuvo el área sembrada en 36,22 millones de hectáreas y elevó levemente, de 35,86 a 35,90 millones, la superficie que llegará a la cosecha. Como se señaló anteriormente, el USDA mantuvo el rinde de tendencia, de 32,28 quintales, y postergó para agosto la utilización de los reportes de campo para calcular el rendimiento de los cultivos. En cuanto a la próxima oferta sudamericana, el USDA estimó la producción de soja de Brasil en 107 millones de toneladas y la cosecha argentina en 57 millones, sin cambios respecto de junio. Así como lo hizo con las compras 2016/2017, el USDA elevó las importaciones chinas de la nueva campaña, de 93 a 94 millones de toneladas. Dicho incremento fue hecho, pese al aumento de la producción previsto para China, de 13,80 a 14 millones de toneladas. Las existencias finales también crecieron, de 17,41 a 18,91 millones.

El USDA proyectó la cosecha de maíz de los Estados Unidos en 362,09 millones de toneladas, por encima de los 357,27 millones estimados en junio y de los 358,81 millones calculados por los privados. Para llegar a dicho volumen, el organismo estimó en 36,79 millones de hectáreas la superficie sembrada (dato aportado en el informe de áreas de fines del mes pasado) y elevó de 33,35 a 33,79 millones de hectáreas la superficie que será cosechada. Pese a la expectativa del mercado, el organismo mantuvo el rinde de tendencia de 107,14 quintales por hectárea. En ese sentido el USDA advirtió que el uso de datos de campo para determinar los rindes se hará en el reporte de agosto. Esta situación seguramente está relacionada con el complejo escenario climático que se presenta en el Medio Oeste de los Estados Unidos. Fuera de las cifras estadounidenses, el USDA mantuvo sin cambios las cosechas de Brasil y de la Argentina, en 95 y en 40 millones de toneladas. La producción de la Unión Europea (UE) fue reducida de 62 a 61,60 millones de toneladas, mientras que las importaciones fueron sostenidas en 15 millones y que las exportaciones fueron reducidas de 2,50 a 2,30 millones.

La nueva cosecha de trigo de los Estados Unidos fue estimada por el USDA en 47,89 millones de toneladas, por debajo de los 49,64 millones previstos el mes pasado, pero levemente por encima de los 47,57 millones previstos por el mercado. Para llegar a dicha reducción, el organismo calculó el área sembrada en 18,49 millones de hectáreas (dato aportado por el organismo en su trabajo de fines del mes pasado) y en 15,42 millones la superficie que llegará a cosecha, contra los 15,58 millones previstos en junio. En este caso, el USDA redujo el rinde, de 31,81 a 31,07 quintales por hectárea. A nivel mundial el USDA proyectó la producción de trigo en 737,83 millones de toneladas, por debajo de los 739,53 millones de junio. Las existencias finales fueron calculadas en 260,60 millones, por debajo de los 261,19 millones del mes pasado, pero por encima de los 257,36 millones esperados por el mercado. En este último punto vale volver a destacar que dentro del stock final global hay 127,19 millones de toneladas correspondientes al remanente de la campaña en China.


Fuente: www.granar.com.ar