Los futuros de soja finalizaron la primera rueda de la semana en terreno negativo, apuntando pérdidas superiores a 2 U$S/tn. Así, los contratos de la oleaginosa sintieron la presión de las liquidaciones de posiciones por parte de los fondos especulativos, de cara a fin de mes. Sumado a ello, las precipitaciones ocurridas durante el fin de semana en EE.UU., actuaron como peso sobre los precios. En detalle, según fuentes oficiales, sobre la región occidental del Medio Oeste norteamericano se habrían registrado precipitaciones por más de 40 mm. Dicha situación, habría beneficiado a los lotes de soja, los cuales estarían ingresando en la etapa crítica de definición de rindes. Por otra parte, los pronósticos para los próximos 6-14 días indican una moderación en las temperaturas, de forma que se espera que se ubiquen por debajo de los promedios históricos para la época del año.

En tanto, el mercado de maíz cerró la sesión en baja, donde los contratos con entrega más próxima se ubicaron en torno a los 146 U$S/tn. Así, los futuros del cereal se vieron presionados por las precipitaciones registradas el fin de semana, sobre el corazón maicero de EE.UU. Según los analistas, las lluvias acumuladas sobre el Oeste de dicha región, podrían haber beneficiado a los lotes que se encuentran con estrés hídrico. Se recuerda que al martes pasado los focos de sequías es habían extendido sobre los territorios sembrados, cubriendo cerca del 15% de los mismos. Se destaca, que la mayoría de los cuadros, han salido de la etapa de polinización, donde el clima más húmedo ayudaría a contrarrestar la seca que ocurre en el Medio Oeste norteamericano.

Por último, los contratos de trigo finalizaron la jornada del lunes en terreno negativo, posicionándose la entrega más próxima sobre los 174 U$S/tn. El cereal sintió la presión de las precipitaciones registradas sobre los principales estados productores del cereal estadounidense. Concretamente, las lluvias ocurridas sobre los estados de Dakota del Norte y del Sur, beneficiarían a los suelos sembrados con trigo de primavera, donde los mapas de sequías marcan que el 53% de los lotes se encontrarían afectados. En tanto, la abultada oferta mundial, adiciona presión sobre los valores del cereal.

Fuente Grimaldi Grassi