El brasileño Pedro Dejneka, de MD Comodities indicó desde Chicago (Estados Unidos) que “Brasil necesita estos temas para limpiar la casa, pero trae consecuencias para el mercado. Los operadores en Chicago desde hace dos años miran con mucha atención lo ocurre con el tipo de cambio en Brasil, dado que en su momento generó mucha volatilidad”.

Y lo que ocurre cada vez que el dólar sube, “es observado por los productores como una oportunidad para vender y eso fue lo que sucedió hoy, donde vendieron unas 3 millones de toneladas”. Recordó que Brasil tuvo una producción de 112 o 113 millones de toneladas y los agricultores estaban aguardando un momento favorable para la venta”. Y muchos estaban “a dos semanas de tener que vender sin importar el precio”.

Consideró que lo ocurrido “es exagerado, dado que los fundamentos económicos de Brasil no cambiaron de la noche al día, es un país que tiene sus problemas pero viene creciendo, se están bajando las tasas de interés y la inflación tiene un nivel bajo”.

Dejneka agregó que “lo que pasó es similar a lo ocurre con el mercado climático en los granos, fue volatilidad especulativa y los agricultores aprovecharon el momento para vender, no solo porque tienen cuentas que pagar, sino porque en breve comienza la cosecha de maíz y no tienen espacios para almacenarla”.

Entiende que el tipo de cambio tendrá volatilidad por los movimientos políticos, pero luego el Real se fortalecerá y el dólar volverá a 3,2 o 3,1. “Porque el gobierno está luchando para controlar la inflación y quiere reducir la tasa de interés para reactivar la economía”.

Además, se refirió al escenario político de Brasil, y a la visión que tienen los inversores sobre el vecino país. También dio su opinión sobre los movimientos de Donald Trump en Estados Unidos.

Escuche a Pedro Dejneka en Punto de Equilibrio