Si bien el arroz está en un nivel de precios razonablemente bueno en el mercado internacional, los altos costos internos determinan un precio al productor que no alcanza para obtener un buen resultado económico, según sostuvo Guillermo O’Brien Vicepresidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA). Esto motiva la necesidad de cambios estructurales, razón por la cual, el sector analiza la posibilidad de exportar arroz cáscara, que “vendría a ser lo mismo que exportar ganado en pie”.

O’Brien explicó que “cuando manufacturamos el producto primario empezamos a perder raudamente” y agregó que actualmente hay mercados que están demandando arroz cáscara, “lo que nos permitiría recibir entre un dólar y un dólar y medio más. Si no podemos bajar los costos con el gobierno, tendremos que ver esta posibilidad”, enfatizó.

El vicepresidente de la ACA sostuvo que el productor necesita ahorrar en costos entre 150 y 200 US$/ha para que la ecuación pase de pérdida a leve ganancia. La rebaja del combustible tuvo un impacto de 16 US$/ha, mientras que la baja en la energía, que solo impacta en el 50% de los productores del país, tendría un impacto de 20 a 25 US$/ha. Es decir que, entre ambos, suman unos 40 US$/ha, lejos de los 150 a 200 US$/ha que se precisan para nivelar las cuentas.

“Sin duda esto implicará prejuicios para la industria. Pero es una opción para intentar salir de esta situación hasta que la estructura de costo mejore. Para nosotros el mejor socio es la industria, pero si hay un camino que le permita un ingreso mayor al productor, lo vamos a explorar”, sentenció.

Escuche la entrevista a Guillermo O’Brien, Vicepresidente de ACA, en diálogo con Ruben Silvera en Punto de Equilibrio