Los futuros de soja finalizaron la última rueda de la semana en alza, pese a recibir presión del reporte mensual del USDA. Así, impulsada por compras técnicas, la oleaginosa cerró la operatoria en torno a 346 U$S/tn. En tanto, los pronósticos climáticos de fuertes vientos y altas temperaturas para la región del Medio Oeste norteamericano, generaron temor en el mercado, por posibles daños sobre los cultivos.

Por otra parte, en su informe mensual de oferta y demanda, el USDA realizó ajustes al alza, ligeramente superiores a los esperados, en las proyecciones de stocks finales de EE.UU. y el mundo, y en la producción de Sudamérica. En este sentido, el remanente del país del norte para la campaña 2016/17 se ubicaría 400.000 tn. por encima de la estimación de mayo. El ajuste sorprendió a los operadores que prácticamente no esperaban variaciones. Adicionalmente, la producción en Sudamérica fue ajustada al alza. En particular, Brasil alcanzaría 114 mill. tn., 2,4 mill. tn. más que las esperadas en mayo. Este dato superó las expectativas del mercado que lo ubicaban en 112,24 mill. tn. A la vez, para nuestro país se revisó la producción a 57,8 mill. tn., frente a las 57,4 mill tn. estimadas por los analistas.

En tanto, el maíz cerró la rueda con leves ganancias, recibiendo impulso de compras de cobertura y temores sobre las condiciones climáticas. Así, los contratos con entrega Julio-17 se ubicaron sobre los 152 U$S/tn. Concretamente, los pronósticos indican fuertes vientos y altas temperaturas, que podrían dañar al cultivo emergente. Sumado a ello, tras las ganancias apuntadas a lo largo de la semana, y la volatilidad mostrada en la rueda de ayer, el cereal continuó presionado por toma de ganancias.

En contraposición, los nuevos datos aportados por el USDA para stocks finales de EE.UU. y producción en Brasil resultaron levemente superiores a los esperados por los analistas. En relación al remanente de la campaña 2016/17 en EE.UU., el USDA mantuvo las estimaciones en línea con los valores de mayo, de forma que finalizarían unas 200.000 tn. por encima de lo esperado por el mercado. A la vez, la producción de Brasil fue elevada en 1 mill. tn. por encima de los pronósticos de mayo, de forma que alcanzaría las 97 mill. tn. El nuevo dato superó en 500.000 tn. las previsiones promedio del mercado.

Por último, el trigo finalizó la operatoria con leves pérdidas, donde los contratos con entrega más próxima rondaron los 164 U$S/tn. Dadas las fuertes subas registradas en ruedas anteriores, originadas en temores sobre las condiciones de los cultivos, ventas de oportunidad y de cobertura, pesaron sobre los valores del cereal. Así, los pronósticos climáticos pusieron en vilo al mercado, con un fin de semana donde se esperan temperaturas muy elevadas sobre el centro de EE.UU.

Por otro lado, el reporte mensual de oferta y demanda del USDA, condicionó la operatoria tras dar a conocer las nuevas estimaciones de producción de la variedad de invierno. Los datos informados por el USDA superaron las expectativas de producción mantenidas por los analistas, al indicar que se podrían alcanzar cerca de 33,99 mill. tn. En promedio, el mercado las ubicaba en torno a 33,27 mill. tn.

Fuente: Grimaldi Grassi