El producto interior bruto (PIB) de China subió un 6,7 % en el segundo trimestre de 2018, una décima menos que en el primer trimestre y sin el impacto todavía de la guerra comercial abierta con EEUU, que según las autoridades podría empezar a dejarse ver en la segunda mitad del año, según publicó el portal efe.com.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) divulgó en rueda de prensa estos datos que confirmaron una ligera ralentización de la economía china ya prevista por los analistas, aunque por encima de la previsión de en torno al 6,5% fijado por el Gobierno para 2018.

Este indicador se ralentizó ligeramente con respecto al crecimiento del 6,8 % que registró en el primer trimestre de 2018, algo previsto por los analistas.

“Tendremos que esperar y ver el impacto específico que tiene la guerra comercial”, aseguró el portavoz, que advirtió de que estos gravámenes afectarán a ambas potencias, pero también a la economía global, según se publicó en el portal rpp.pe.

En este sentido, destacó que el comercio exterior chino creció un 7,9 % durante los seis primeros meses del año, mientras que el superávit comercial cayó un 26,7 %, debido sobre todo al aumento del 11,5 % de las importaciones.También destacó que el buen momento de la economía china se refleja en la baja tasa de desempleo, que en zonas urbanas se situó en junio en el 4,8 %, sin cambios respeto al mes anterior.