La Reserva Federal de EEUU aumentó la tasa de interés de referencia un cuarto de punto más, quedando en el rango 1% – 1,25%, siendo el tercer aumento en seis meses y a su vez, pronosticó una suba más para 2017. Si bien la economía continúa con resultados mixtos, la decisión se tomó considerando la fortaleza del mercado laboral y que la inflación se aproxima a la meta del 2%. Un sólo miembro del comité votó en contra de la decisión.

Adicionalmente, la FED comenzará a deshacerse de los bonos del tesoro de EEUU, que alcanzan los US$ 4,5 trillones y que fueron comprados para reactivar la economía en los últimos 10 años.

Las bolsas culminaron prácticamente sin variaciones en la sesión. Luego del anuncio de la FED inicialmente cayeron, sobre el cierre de la jornada se recuperaron y terminaron recortando las pérdidas. La caída del petróleo evitó una recuperación mayor tras arrastrar a la baja las acciones energéticas. Adicionalmente, las empresas tecnológicas se recuperaron o estabilizaron tras las caídas muy fuertes del viernes y lunes pasado. Apple, Google y Amazon, entre otras, vieron caídas de precios de entre 5%-10%.

El petróleo cayó a mínimos desde noviembre, los futuros cayeron un 3,7%, quedando en valores de US$ 47,05, tras un nuevo reporte de stocks en EEUU que mostró un aumento en los inventarios de gasolinas de 2,1 mm barriles, cuando se esperaba una caída. Además, a este dato se le agregó la estimación de la Agencia Internacional de Energía de que el aumento productivo de los países no-OPEP compensará los recortes del cartel y absorberá la demanda creciente de 2018.

Articulo elaborado por Agrohedge – www.agrohedge.com.uy