Gabriel Ferreira, integrante de AUPE (Asociación Uruguaya de Peritos), Síndico de Cereoil y Molino Dolores, dijo que la justicia determinó la liquidación de ambas empresas. “Se celebró la junta de acreedores y ante la ausencia de propuestas hacia los acreedores de un convenio de pago, la Jueza dispuso de la liquidación de la masa activa”. Agregó que “ahora se abre un proceso de venta de bienes, para con ese producido luego pagar a los acreedores en la medida que alcance”.

Para Molino Dolores, indicó que “se busca un proyecto para mantener la unidad productiva y parte de los empleados, en Cereoil se va a proponer el remate de los bienes”. Agregó que se realizará un llamado a interesados para Molino Dolores, “donde hoy hay 3 empresas que han mostrado interés en continuar la actividad, las mismas tienen experiencia en el rubro”.

Los activos de Molino Dolores se ubican en US$ 11 millones, y el pasivo prácticamente duplica esa cifra, dijo Ferreira. En el caso de Cereoil, “los activos están tasados en US$ 20 millones, y el pasivo verificado se ubica en US$ 50 millones”.

Además expresó que la Jueza mandó formar el “Incidente de Calificación”, donde se analiza la conducta del deudor para ver si la insolvencia se provoca de forma fortuita o culpable. “Si la calificación fuera: culpable, implicaría para las personas físicas involucradas en esta conducta culpable, una inhabilitación para administrar bienes propios o ajenos por un periodo de 5 a 20 años, y asumir la totalidad o parte del pasivo concursal”.

Informó que “existen elementos que podrían inclinarnos hacia la posición de que el concurso no fue fortuito, pero todavía nos faltan elementos para seguir procesando”.

Escuche al Cr. Gabriel Ferreira de AUPE, entrevistado por Ruben Silvera, en Punto de Equilibrio